Saludsexualparatodos | Enfermedades e infecciones de transmisión sexual
16875
page-template-default,page,page-id-16875,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive

Enfermedades e infecciones de transmisión sexual.

Las enfermedades de transmisión sexual, clásicamente llamadas enfermedades “venéreas” (en honor Venus, diosa griega del amor),  son aquellas infecciones que se contagian o transmiten durante las relaciones sexuales  (RRSS) de una persona a otra y que afectan por igual a hombres y mujeres.
Por ello, la responsabilidad de adoptar medidas anticonceptivas y relaciones sexuales seguras, corresponde a AMBOS miembros de la pareja heterosexual u homosexual.

 

Las principales vías de transmisión son la mucosa oral, anal y genital, por ello pueden transmitirse con sexo oral y genital (vaginal o anal).

Los adolescentes constituyen un grupo vulnerable frente a las enfermedades de transmisión sexual debido a la “desinformación” existente y consecuencia de haber tratado durante tiempo atrás el tema sexual como algo negativo y perjudicial. Por ello los adolescentes han de saber sobre sexualidad, contracepción y prevención de estas enfermedades para poder desarrollar su vida sexual de forma plena y sin riesgos.

¿ETS o ITS?

La controversia respecto al término que se acuña a este grupo de patologías ha estado en debate. Los profesionales sanitarios utilizamos ambos términos de forma indistinta, para referirnos a infecciones que se transmiten mediante relaciones sexuales orales, anales y/o vaginales, pero es cierto que hoy día, lo más actualizado es el término ITS, puesto que una persona puede contraer la infección pero no necesariamente desarrollar una enfermedad.

¿Cuáles son las ETS/ITS más frecuentes?

Las enfermedades de transmisión sexual no sólo son el VIH (o SIDA), existen más de 20 y  deben principalmente a la transmisión parásitos, virus y bacterias.

¿Cómo evitar las ITS?

En todas las infecciones de transmisión sexual la mejor forma de evitar el contagio es la abstinencia sexual o la monogamia, en caso contrario independientemente de que el preservativo no cubra el 100% de los contagios, es el principal método e imprescindible, para mantener relaciones sexuales seguras, considerándolo obligatorio en cualquier contacto sexual anal, vaginal u oral. Además hemos de prevenir las consecuencias “prevenibles” de algunas infecciones como la del virus del papiloma humano (VPH), vacunando tanto a chicas como a chicos, dado que no es solo una cuestión de mujeres.

¿Cómo saber si tiene una ITS? ¿Qué hacer?

En primer lugar si ha estado expuesto a una relación sexual de riesgo (sin preservativo o con una persona afectada por alguna ITS),  ha de consultar a su médico o ginecólogo para que este realice el examen pertinente y paute los tratamientos y/o las medidas preventivas necesarias .

En segundo lugar si tras una relación sexual usted o su pareja comienza a experimentar síntomas o alteraciones genitales, deben consultar con su médico, para que pueda ayudarles a esclarecer el proceso.

Estas enfermedades pueden ser producidas por: virus, bacterias o parásitos.